Pincha +1 si te gusta el blog... ;-))

lunes, 26 de julio de 2010

¡Aparta esas tetas, que me tapas el sol!


Nos vamos a la playa toda la cuadrilla a pasar el día.

Como somos un grupo cuadriculado y plagado de topicazos, nos repartimos de la siguiente manera: los niños, al agua embadurnados de protección 50. Las madres, a la tumbona a chafardear sobre los socorristas. Y los padres, al chiringuito con el Marca tatuado en el sobaco por la sudada.

En plena ola de calor, vuelven los hombres (como en el anuncio de colonia) a preguntarnos si queremos unas cervecitas (un detallazo), pero se quedan como hipnotizados, junto a mi bolsa-de-playa, sin acabar la frase y con la boca en modo “muñeca hinchable”.

Yo me giro, busco en lontananza y me percato de los dos balones de Nivea que se gasta la de al lado. Ni me había dado cuenta de que habían instalado un par de mojones señalizadores junto a la caseta de las duchas, oye. ¡Qué tersura! ¡Qué tamaño! ¡Qué pureza en las formas! ¡Qué moreno bicolor! ¿Dónde vas, imprudente-de-la-vida, con semejante anatomía expuesta a los ojos más necesitados? ¡Has tenido la suerte de tu vida! Porque tengo al crío en el agua, que como se acerque te puede meter un chutazo a gol en plena ubre que te la manda a la escuadra y ni te enteras. Pues no es nadie mi niño cuando pilla una pelota de ese tamaño…

Lo cierto es que no ha calculado bien la delicadeza de esa piel que exhibe hacia el Norte sin recato y se le han puesto (ambas) de color cangrejo. Pero los tíos no reparan en colores. Como los perros: sólo distinguen el “blanco y negro” en estas situaciones. Y el “grande y pequeño”, eso también.

Y éstas, os lo digo yo que sé de lo que hablo, son grandes. Muuuy grandes.
De ese tipo de “grande” que le quedaría claro incluso a un ciego que pasara por la orilla.

- Chicas, que hemos decidido que nos venimos aquí, con vosotras, que estamos muy blancos y en el chiringuito no nos ponemos igual…
- Ya, ya… ¿quién decís que no os pone igual?
- Pues el sol, ¿quién va a ser?
- Nadie, nadie… ¿pero a vosotros no os molestaba el sol?
- Eso era antes, ahora no nos importa nada. Es que hemos leído en la Cosmopolitan que el moreno adelgaza…
- Pues es lo que me faltaba- insisto yo. Como me digan que a “esa” (señalando disimuladamente a la de las sandías) le adelgaza el moreno, imagínate el tamaño de sus globos terráqueos en pleno invierno…
- ¿De quién habláis?- pregunta uno de ellos con cara de “uy-qué-tonto-soy-que-no-me-entero-de-nada”.
- Sí, encima disimulad, que se os da de fábula…
- ¿Y a vosotras no os apetecen unas cervecitas? Podéis iros tranquilas al bar, ¿eh? Que ya les echamos un ojo a los niños nosotros…
- ¡Ni hablar, que entonces se nos ahogan todos a la vez!- suelta Mónica, que ve peligrar seriamente la integridad de sus tres niños por los ojos desorbitados que le ha notado a su marido.
- Allá vosotras… chicos, ¿nos vamos a las dunas a echar una partidita de palas?- pregunta el más atlético de todos. (Nota aclaratoria: las dunas están a unos 35 centímetros y medio del extremo-sur de la toalla de la del melonar).
- Ojito al parche dónde mandáis la pelotita, no vaya a ser que no la recuperéis… se han dado casos…- les digo yo toda repelente.
- Descuida, que nosotros somos de atinar bien…- dice el del ojo vago, caminando hacia atrás porque se le escapa la manada.
- Ya te digo, majo, pero saca el pie del balde del chaval, que lo están usando como retrete de emergencia y te has puesto perdidito…

A la media hora, desesperados porque la anatómica-potente no les hacía ni caso (y eso que la pelotita bordeó la tragedia unas cuantas veces), se volvieron al chiringuito a ver la final de etapa del Tour de Francia y no se ha vuelto a hablar del asunto.

Al menos, hasta el verano que viene...


10 comentarios:

Babilonio dijo...

Muy bueno, pero es la testoreona, si no fueramos así no os gustariamos...jeje
¿Ninguno le tiro la pelotita entre las sandias? ¿Ninguno le pidió la hora ni nada parecido?
Panda de sosos...bien domesticaos los teneis oiga.
Un saludo

Esthertxu dijo...

Es cierto. Dices bien.
Sin toda esa testosterona, no seríais ni la mitad de divertidos... ni previsibles, que esa es otra... jua!!!
un abrazooo

Nereida dijo...

jaja,que bueno...el instinto del macho iberico como sale a la superficie.

Elena dijo...

Jajaja. Me parto. Lo del Marca tatuado en el sobaco ha sido total. Que lo sepas.

Que digo yo que deberíais estar agradecidas de que ninguno se haya ofrecido a ponerle la cremita a la muyaya. Ya se sabe que cuando los hombres se ponen en "mode servicial on" son imparables ;)

Besinos de buenas noches, guapa.

Tom dijo...

*Modo ironía on* Pues yo nunca he visto una de esas en la playa cuando voy con la novia. Sólo tengo ojos para ella. *Modo ironía off*

khoshall dijo...

Hello my friend, could you exchange link with me?
here is my site:
http://http://asiasouth.blogspot.com//

cheer,
http://asiasouth.blogspot.com/

Mo dijo...

Jajaja si es que a las "neumaticas" se les debería prohibir a la playa!!!!

Besossssssssssssss

El patan dijo...

En serio desde que descubri tu blog y tu forma de expresarte no puedo evitar pasarme de rato en rato, jajajaja la verdad es que somos como un libro abierto, solo te falto comentar lo de las gafas de sol colocadas estrategicamente y la de la postura boca abajo tipo periscopio, la playa tiene mucho peligro jajaja un saludo.

Amal dijo...

Dos tetas tiran más que dos carretas...¿cierto no?? pues hija estos hombres son así de simples, es lo que hay

Un abrazo

odalis dijo...

ay dios...la playa,el verano y....2 MELONES !!!! demasiado para el cerebro masculino...
no os quejeis q se portaron mas q bien..
besetes wapa

Quizá también te interese...

Related Posts with Thumbnails