Pincha +1 si te gusta el blog... ;-))

domingo, 25 de julio de 2010

A tortas con la vida


No sé qué tienen tus ojitos que me vuelven loco, que me vuelven loco…

Esto se lo acabo de escuchar a un cabronazo en plena calle.

Y no, no me lo cantaba a mí, sino al chaval de la ONCE que nos ofrecía cupones a todos los viandantes.

A ver si no es pa matarlo.

Cada día me cruzo con gente de este tipo.
Viven entre nosotros, aparentando una normalidad ficticia que los esconde entre el tumulto. Cuando la realidad es que se trata de personas tan comunes, vulgares y anodinas que necesitan herir a alguien para que sus vidas tengan el más mínimo entretenimiento.

Y casi siempre suelen ir a por el más débil.
Claro que no siempre atinan en su elección.

Como es el caso del chico de la ONCE, quien, emulando al “tío de la vara”, ha levantado el bastón hacia el cielo y le ha arreado al tunante en todo el lomo, para que le vaya a hacer la gracieta a su madre.

Hace unos días me pasó algo similar en el restaurante chino de mi barrio.
Escucho al típico jocoso, guarecido por sus compañeros de trabajo, que le dice a la china:

- Pala mí, lollito y pa los demás, lata…. ¡¡¡de la que cole pol la talima!!!
- El señor quiere rollito de primavera y sus compañeros tomarán entonces… ¿agua?
- le respondió la mujer toda digna.

Hay que ser idiota.
Soy yo y te juro que le escupo en el plato.

Todavía recuerdo la que se montó en el parque cuando una niñita se acercó a su madre, que charlaba tranquilamente con todas nosotras, y le dijo “de parte de aquel señor, que a ver si tenemos los papeles en regla, que me dice que si no, no me puedo subir al tobogán”.

Y el tío, esperando la reacción de la mujer, a carcajada limpia y levantando el pulgar como si la broma le hubiera quedado redonda.

La madre, oriunda de Guatemala (esto lo supe después), le hizo tal corte de mangas que todavía debe dolerle el pliegue del codo. Menos mal que la cría no entendió la “broma” (la gracia en el culo, por cierto) y siguió jugando tan contenta.

Mira que me tengo por una persona civilizada, pacífica y buenrollista, ¿eh?
Pero es que hay veces que me brota ponerme a dar mamporros y no parar hasta que se les caiga la cara de vergüenza.

Me pasa un poco como cuando voy conduciendo y veo a algún garrulo haciendo una pirula y fardando con el coche a mil por hora, que siempre me digo: “y que a estos no los pillen nunca...”

Pues lo mismo: y que a estos otros la vida nunca les ponga en su sitio…
¿O sí lo hará?


16 comentarios:

Una mamá (contra) corriente dijo...

Juer, qué gentuza. Yo con los de las pirulas que además ponen en riesgo mi vida pienso: espero que, allá donde te mates, no te lleves a ningún inocente por delante, so cabrón.

Ojizarka dijo...

Hay gente q no se merece estar en la civilización... pero cómo me gusta cuando se encuentran a alguien q les devuelve la pelota!

Danae dijo...

Que va, a estos la vida no les pone en su sitio la mayoría de las veces.. y te dan ganas de darles de cabezazos.. yo llevo una racha también.. la última vez en la playa, prefiero no recordarlo, pero me puse el mp3 con tanta fuerza en la oreja para no escuchar al idiota, que casi me lo dejo incrustrado :S

Leia Organa dijo...

Hay que joderse!
Lo del ciego me parece una marranada, lo de la china una gilipuertez, pero lo de la niña... yo me levanto y le doy dos h*st*as bien dadas y después le mando para africa (que es dondé son oriundos los homosapiens).

Será gilip****as!

Leia Organa dijo...

Perdón por el mensaje anterior, si es que ante tanta tontería me enajeno.

Pos eso que te autorizo a retirarlo.

Lo sient.

Alice dijo...

Y lo peor de todo es que cada día hay más tipos de ésos; deben de tener una vida muy triste para necesitar crecerse delante de alguien que, según ellos, es más débil. Me alegro mucho de que al que se rió del vendedor de la ONCE le cayera ese bastonazo...

Nereida dijo...

Yo creo que sí que lo hará. Creo en el dicho que dice:quien siembra tormentas, recoge tempestades. A cada cerdo le llega su san martin. Y ect...

Que poca vergüenza tiene la gente, en serio.

quienmienteaquien dijo...

Bueno por aca no lo tomamos a la tremenda, pues siempre existira uno que sabra muy bien devolver la pelota (como dijo Ojizarka)

un beso

Jo Grass dijo...

Yo también estoy convencida de que antes o después la vida les dará su merecido y los pondrá en el sitio que merecen.

Saludines

Jauroles dijo...

Hay mucho impresentable suelto, pero estoy seguro que la vida se la acaba devolviendo, o eso quiero creer.

Besos.

cactus girl dijo...

NO dudes que los chulos estos y gilipollas tienes sus días contados.

Primero porque siempre hay alguien más chulo que los sabe poner en su sitio y si no, siempre queda el tiempo, que ese sí que coloca a cada ser de estos en su lugar.

Esthertxu dijo...

Espero que la vida se la devuelva multiplicada, pero hasta entonces... a padecerlos, no queda otra!!!
Menuda panda malnacidos... y que me los tenga que cruzar yo a todos!!!
Tengo una suerte que no se pué aguantá!!!
Un abrazo colectivo y gracias por pasaros!!!

Blog A dijo...

Lo cierto es que en ocasiones son tan tontos que peder el tiempo en responderles para que ni siquiera su pequeño cerebro procese la respuesta casi que no sirve para nada. Lo mejor que se les puede hacer es dejarles desnudos en medio de la calle, esa estupidez la entienden muy bien.

odalis dijo...

La estupidez humana q no tiene limites....si yo saliera mas a la calle seguro que repartia mas tortazos q sonrisas...sobre todo al tontoelculo del tobogan...se puede ser mas capullo???

Zentolo dijo...

Afortunadamente, muchas veces dan con quien sabe responderles de igual o mejor manera, incluso con una educación tal que ridiculizan tan bien al interfecto que ni siquiera se da cuenta...
De todas maneras, hay que reconocer que son muchos y dan ganas de... grrrrr!!!

¿Mañana más? dijo...

Jo, pero qué pedazo de hijos de puta con los que te cruzas. Es que lo de la Once me ha dejado a cuadros. Y lo de la niña y los papeles... flipo.

Quizá también te interese...

Related Posts with Thumbnails