Pincha +1 si te gusta el blog... ;-))

domingo, 18 de abril de 2010

Noticias insólitas


Una mujer de Florida provoca un accidente al conducir mientras se depilaba las ingles.

Resulta que la pava esta iba afeitándose la entrepierna en el coche porque tenía una cita con su chorbo y quería llegar preparada. Pero, espera, que la cosa es peor todavía. En el asiento del copiloto iba su exmarido que, con toda su buena disposición, le sujetaba el volante mientras ella se dedicaba a tan ingrata tarea. El resultado: dos heridos y el coche para el desguace. Hay que ser corta de meninges.

Los diarios estadounidenses sólo contaban que se trataba de “una rubia teñida de 37 años de nombre Megan Barnes, a quien habían retirado el carnet de conducir el día anterior”. Quién le mandaría a esta hacerse la brasileña en plena autovía. Cualquier día la pillan haciéndose las mechas en un cambio de rasante. Encima iba sin seguro y el problema fue que pisó el acelerador en lugar del freno para ir a chocarse contra el remolque del coche de delante. No me extraña. Todas sabemos de sobra que si el tirón en los abductores no se hace con cuidado y a contrapelo le puedes dar una patada a la estheticienne que te mete una demanda de escándalo. Lo que te digo: una peliteñida de manual. Y la broma le puede salir cara, porque se arriesga a un año de cárcel, que en EEUU no se andan con chiquitas en estos temas…

Un hombre japonés se casa con su almohada.

¡Qué salao el nipón! No me digáis que no os inspira ternura el pobre hombre. Es que lo estoy viendo, con su carita amarilla y sus bracitos alrededor del amor de su vida: un almohadón gigante con forma de su personaje de cómic favorito. Y, para deleite de las románticas, os diré que vistió a su acolchada novia con un traje especial adquirido para la ocasión.

Por lo visto, el hombre estaba tan obsesionado con su cojín que se lo llevaba puesto a todas partes: lo subía a las atracciones de la feria, se lo llevaba de restaurantes y le pedía su comida favorita, dormía con él en los mejores hoteles,… en fin, todo era poco para su almohada. ¡Qué bonito es el amor!

Un par de ladrones llaman a un Banco avisando que lo iban a asaltar.

Estos parecen los protas de “Dos tontos muy tontos”. Pero no. Es verídico y ha aparecido en prensa. Ocurrió en EEUU, cómo no…

Van los brillantes estos y llaman a un Banco cualquiera pidiendo (por favor, que me da el jamacuco sólo de escribirlo) que prepararan las bolsas con el dinero porque iban a pasarse en breve a robar y no querían perder el tiempo. No contentos, avisaron que iba a haber un “baño de sangre” si la pasta no estaba preparada cuando llegaran. Lógicamente, han acabado en la cárcel a los diez minutos escasos de la llamada, nada más presentarse en la entidad bancaria. Es genial. ¡Qué previsores! Gente así da gusto. Nada de “dame el dinero cagando leches que te meto un balazo con mi pipa”. No, no. Yo te llamo, te doy tu tiempo para que me juntes los billetes menudos en tacos de 10 y tú me lo dejas en la puerta para evitar malos rollos. Es el civismo elevado al cubo. Pena que les saliera mal…

Un grupo de presos llegan tarde al penal y no les dejan entrar.

¡Ea, castigados! Has llegado tarde y te aguantas. A robar un rato hasta que abramos las puertas por la mañana. Di que sí. ¡Viva la reinserción del preso, aunque sea a mamporros!

Pero los 5 “damnificados” no se han quedado contentos con la decisión del director de la cárcel y han decidido demandarle por no dejarles entrar en “su casa” por 5 minutitos de nada, con la que está cayendo fuera…

Por la mañana, todo eran abrazos y besos por parte de sus compañeritos de prisión. Que si “cuánto tiempo sin veros”, que si “os echamos de menos anoche en la orgía de jabonetas”, que si “qué tal andan las cosas por ahí fuera”… un reencuentro emotivo como pocos. A veces los funcionarios de prisiones no tienen corazón…

8 comentarios:

Mauro Picotto dijo...

Se demuestra que la realidad a veces es muy superior a la ficción. La de las ingles, bueno, no comment, de los japos ya nada me impresiona, los dos ladrones me llegan al alma, en serio, que buen corazón y los pobretes presos, si no saben vivir sin su alcaide querido. Supongo que es más emocionante planear una huida en lugar de que te dejen salir por las buenas...

eltauromquico dijo...

Que inutil el marido ¿es que no podia él afeitarla?

Esthertxu dijo...

Ostras, qué idea me has dado!!
En el próximo viaje, le hago a mi "santo" pasarme la epilady. Total, no se va a enterar nadie.... juajuajua
Y a mí también me "tocan el alma" los ladronzuelos de tres al cuarto... si no han hecho nada los pobres, que no les ha dado ni tiempo...
Saludetes a todos!!!

Su dijo...

Qué historias! Lo de la rubia de bote me ha matao... :D

Álvaro dijo...

¡Ostras! Qué historias más buenas. La rubia de bote, ¿es que no podía haber dejado a su ex conducir? Y el japonés, bueno, creo que me acaba de dar una idea ;)

Gracias por haberte pasado por mi blog. Me apunto este, que mola mucho. Saludos!

Jauroles dijo...

Pues no puedo más que flipar... Está la cosa mu' mala.

Saludos.

Yuria dijo...

Qué cuentas, jajajaja. Para que luego critiquen en mi pueblo a la que se depilaba las ingles en la piscina, no flotando, en la toalla digo. Y le decía a la niña mayor: Cuida del nene! (Mira que si se le ahoga).

:)

Esthertxu dijo...

Hombre, lo de la piscina ya me parece más peliagudo... Si es en la toalla, pues mira, ni tan mal, es sólo antiestético y punto.
Pero como esté en el bordillo porque de esa guisa se alcanza mejor la ingle, pues chica, como que me parece un tanto sucio.
Me imagino la cara de los chavales viéndola en plena tarea. La escuela de la vida es muy "chunga" a veces...
Un abrazo!

Quizá también te interese...

Related Posts with Thumbnails