Pincha +1 si te gusta el blog... ;-))

martes, 16 de noviembre de 2010

El mal del acordeón


Me han confirmado lo que me temía: sufro el mal del acordeón.

Y, para los que os hayáis quedado ojipláticos, os comento: no, no es que tenga alma de músico frustrado, ni dedos regordetes que muestren mi falta de armonía y agilidad para tocar “los pajaritos” mejor que la mismísima Mª Jesús (la del acordeón, se entiende). Ni siquiera se refieren a que haya perdido fuelle con los años, aunque por ahí va la cosa, ni a que haya contraído ninguna fiebre tropical contagiada por un mosquito trompetero que se equivocó de instrumento…

En buena hora se nos ocurrió quedar con mi amiga Laura y su jefe a comer.
Porque Laura trabaja en una clínica de estética (también conocida como “de kilómetro cero”) y su jefe tiene la deformación profesional de llevarse el ojo clínico y la mala-baba a cualquier reunión de felices-de-la-vida. Y te hunde en la miseria, claro.

Si ya me lo decía mi madre: “no preguntes lo que no quieras saber”.
Ya, mamá, ya...
Pero es que una (es decir, yo) es muy burra y se cree que las cosas no van con ella (o sea, conmigo, no os perdáis) y deja volar su incontinencia verbal hasta que alguien (me refiero al médico simpático, ¿estáis ubicados?), allí arriba, como en la estratosfera, le corta las alas sin anestesia, con su correspondiente guarrazo contra el asfalto.

No falla. Es la historia de mi vida…

Ahí estaba yo, viendo volar las dagas de comensal en comensal, escuchando frases como: “no, a ti lo que te pasa es que tienes marcas de acné que te han dejado la cara cual cráter” o, mismamente, “eso te lo arreglo yo con un poquito de hialurónico y quedas como nueva, no con esa sonrisa de abuela avinagrada que te gastas”, cuando de pronto, sin pensar y sin haber sido atacada previamente (que es lo grave del asunto, que parezco imbécil…) mi boca se ha lanzado al estrellato y ha soltado un “¿y yo? ¿y yooo?” que me ha sonado estúpido y temerario desde el mismo instante en que lo pronunciaba.

Pero ya era tarde. Muy tarde.

Esta persona (cuyo nombre no daré para que las incautas que se ponen en sus manos diariamente sufran, por solidaridad, lo que yo he sufrido) ha girado sus ojos en ángulo agudo, se ha cernido sobre mi persona y, sin un ápice de vergüenza, me ha espetado ante la concurrencia: “tú lo que tienes es el mal del acordeón”.

Toma ya. Ahí queda eso.
Tus cinco segundos de gloria espanzurrados en tu jeta.
Silencio absoluto en la sala.
Niña, súbete las bragas, que se te han caído del susto…

Os podéis imaginar el momentazo estelar: todo Dios buscando las teclas y botones en mi cara y abriendo la boca con sorpresa. Algunas de mis amigas, sin embargo, afirmaban con la cabeza en silencio. ¿Sabrán las muy zorras lo que es el mal del acordeón y nunca me lo han confesado?, me preguntaba yo para mis adentros. Ten amigas pa esto… Tanta confianza para decirte “no te pongas leggins, mejor usa pantalones anchitos, que se te marca la piel de naranja y la braga-toldo”, pero cuando se trata de la cara, no hay huevos, ¿eh?

Con más miedo que vergüenza, y sin quitar ojo al gurú del bótox que tenía frente a mí, he soltado al viento la pregunta que todos estaban esperando: “¿te importaría mucho explicarme con palabras simples qué cojones es el mal del acordeón?”

El hombrecillo, sin soltar la copa de vino blanco, me ha mirado fijamente y ha respondido con la superioridad que da saber que dispones en tu casa de todos los tratamientos estéticos pioneros y más vanguardistas del mundo y encima gratis: “Pues verás, tienes la frente como el fuelle de un acordeón. Como el soplador de una gaita. Como la bolsa de un bandoneón o los pliegues de una concertina. ¿Lo pillas o necesitas más ejemplos?"

¿Que si lo pillo, so mamonazo? ¡Ya lo creo que lo pillo!
¡Arsa tu grasia y tu mare, resalao!, que he tenido que poner la famosa poker-face de la Gaga y seguir comiendo como si aquello no fuera conmigo…
Pero es que, si le dejo seguir, ¡me saca a colación la orquesta entera!
Del susto, fíjate, juraría que se me ha alisado la zona del ceño ya pa siempre…

Es la última vez en mi vida que voy a comer con un médico de estética.
Son todos muy malas personas…

Nota mental: cambiar en la carta a los Reyes Magos la vaporera eléctrica de Magefesa por un tratamiento de choque anti-acordeón en el frontispicio, con resultados inmediatos y definitivos. De esta, me quedo con la frente estilo tambor de tripa-tensa por mis muertos. No creo que mi imagen pudiera soportar otro harakiri social de esta magnitud…

18 comentarios:

Mafalda dijo...

A ese le meto yo un sopapo que le dejo el mal del plato ahi mismo, y sin derramar una gota de vino blanco.
anda que...te pasa por preguntar.

Esthertxu dijo...

ahí me has dao, Mafalda...si es que soy una bocas, ya lo sé yo... pero el término ese del mal del plato me ha encantado!!!
es como para acuñarlo!!!
un besote y gracias por pasarte!

La reina de la miel dijo...

¡Qué hallazgo, la braga-toldo, jajajajaaaa!

Sr Nocivo dijo...

¡¡Nunca hay que preguntarle nada a una persona tan borde!! (sí, yo también he sufrido algo parecido) Eso sí, me he reído muchísimo con tu entrada.

Anónimo dijo...

Te está bien empleado por bocazas jajaja
Ahora en serio, ami me gusta mas la primera mona lisa, ya le buscaré yo las tetas un poco mas abajo.
No es bueno dejarse llevar por ese negocio que es la cirugía estética, hay que usarlo con moderación.
Un beso

PS. Pide la vaporeta y luego me la prestas.

Esthertxu dijo...

jajaja Anónimooo, que no es la vaporetta, que es una vaporera eléctrica para cocinar al vapor lo que he pedido a los Reyes!!!
juajuajua no ves que sigo a dieta-perpetua???
Qué cruz la mía, Diossss...

Ojizarka dijo...

Jajajaja, q tremendo!! lo del acordeón se debe a lo expresivas q somos (yo creo q tb lo padezco) y eso no es malo!!! nunca había oído ese tipo de mal, xo vaya manera de amargar al personal!! si es q se está más wapo callado...

Ni un pelo de tonta! dijo...

Joder, a mí me suelta eso comiendo, y creo que le escupo la comida en la cara, jajaja!!!

Elvis dijo...

Es lo que tienen algunos "médicos", que se creen Dios por vestir de blanco. Claro que Dios tenía un poco más de respeto para decir las cosas...

Saludos cordiales.

Cheli dijo...

Pues nada, sera que tu rostro es expresivo y tiene vida, y esa gente, quiere vernos a todas iguales, con la piel tensa que no podes ni reirte, ah! que asco!! mejor alguna arruguilla y unas buenas carcajadas al dia, que dicen que alargan la vida y oxigenan la gente, y que se vaya a estirar la cara ese personajillo de cuarta!!!

Besotes.

Carmen dijo...

Empezando con lo de "ojipláticos", continuando con las bragas-toldo, siguiendo con la boca lanzada al estrellato... Vamos, que me he partido de risa!! Lo siento chica, pero es que la cosa tiene gracia! Y, aunque es la primera vez que te dejo un comentario y a lo mejor me declaras persona "non grata" en tu blog, tengo que decirlo.... Eso te pasa por preguntar!!! A mí ni se me ocurre vamos!! A un gurú del botox, com tú dices... ni se me ocurre!!
Un beso,

ESPIDO944 dijo...

Me he reído un montón con la entrada y con algunos comentarios...
Yo, asocio los "códigos de barras" en la cara a gente "autentica" que disfruta, que siente...

Fer dijo...

Que tu frente este poblada de arrugas, es debido con seguridad a que tienes que ser una persona super extrovertida y muy expresiva. Te imagino haciendo todo tipo de muecas y gesticulaciones faciales en largas conversaciones con tus amistades. Eso es mucho mejor que ser una muñequita inexpresiva, creeme... mucho mejor.

bichito dijo...

ese lo que es es un amargao de la vida, haberle dicho que haces felices a las personas cuando leen tu blog, cosa que él no, es un criticón y un amarga-ratos, ea!

Marisela dijo...

yo le metía un sopapo que lo dejo a él de acordeón, AMOS!

semilla negra dijo...

Casi me parto de risa, eres buenísima contándolo, me he tronchado, tanto que se me ha corrido el rimmel....será gili...el tio médico y a tí ¿como se ocurre preguntar? aunque seguro que yo hubiera hecho lo mismo, ¡genial! sigue deleitándonos que la vida nos achucha mucho, gracias. M elo voy a guardar para leerlo de vez en cuando, la brga toldo me chifla....

Enma dijo...

Te comprendo..

Kobal dijo...

Mira que tiene mala baba el medicucho de marras , aunque parte de la culpa la tienes tu. ¿Quién te manda preguntar tal y como estaba el panorama? Si es que no aprendes

Quizá también te interese...

Related Posts with Thumbnails