Pincha +1 si te gusta el blog... ;-))

jueves, 3 de junio de 2010

Me llaman "la pupas"

Nunca he sido especialmente enfermiza. Sólo he ido al hospital a parir o de visita y no me han operado de nada. Bueno, miento: me llevé una cesárea gratis a cuenta del nacimiento de mi hija mayor, pero nada más. No me automedico, ni me dopo, ni abuso del ibuprofeno. Rara es la vez que me tomo una aspirina. De hecho, se me suelen acumular y caducar las cajas de medicamentos que pululan por casa. Pero lo que sí soy es una pringada muy dispuesta…

Tenemos una farmacia al lado de la oficina y, cada vez que veo a alguien moquear, guiñar los ojos en exceso o toser a pulmón batiente, me ofrezco a bajar a comprarle lo que necesite. Así, me puedes encontrar cada tarde haciendo acopio de gelocatiles, espidifenes, juanolas o colirios monodosis para los compañeros.

¿Y cuál es el problema? Pues que la farmacéutica está convencida de que pretendo suicidarme a base de sobredosis de almax o colgándome de una tira de esparadrapo.

Debe pensar que tengo todos los males del mundo concentrados en mi persona y, esta tarde, ha decidido que me cortaba el grifo. Me ha dicho (palabritas textuales): “se acabaron las pastillas para ti. A partir de ahora, sólo puedes comprarme chicles sin azúcar y toallitas autobronceadoras”. Yo no podía creerme lo que estaba pasando. Me he quedado mirándola con ojos estrábicos, boqueando y a punto de fibrilar.

Se ha hecho un silencio tal en la farmacia, que he escuchado perfectamente la conversación que se traían las señoronas de atrás:

- Uyyy, sabía que esto iba a pasar…
- ¿El qué, Mari?
- ¿Ves a esa? Creo que su marido está calvo, porque le compra cada semana un champú anticaída y se los lleva a pares.
- ¡¡¡Anda, qué me dices, Mari!!!
- Lo que te cuento. Y, además, debe tener hemorroides, porque cada día la veo salir con una caja de Hemoal.
- Jamía, Mari, con lo joven que parece…
- Sí, pues el otro día la vi con un bote de pastillas de colores… yo creo que eran Viagra o así…
- Ayyy, la pobre, con un marido calvo y encima impotenteeee!!!
- Ya ves… tan mona y con tal mala suerte…
- ¡Oiga señora- le increpo yo colorada- que el champú y la pomada antihemorroidal no eran para mí, que eran para mis compañeros. Y las pastillas de colores eran para la tos de mi jefe, que se ha quedado afónico de tanto gritar por teléfono!
- Ya…. Claro…. Si no pasa nada, bonita… todas hemos pasado por estas cosas alguna vez en la vida… no te pongas así…
- ¡Que le estoy diciendo que no eran para mí, cojones, que eran para mis compañeros y deje de cuchichear a mis espaldas!
- La pobre infeliz…- suelta la tal Mari, mordiéndose el labio inferior y moviendo la cabeza de arriba abajo.
- ¡Señora, métase en sus asuntos, que a nadie le importa lo que compro o dejo de comprar! ¿O quiere que cuente que usted se lleva los pañales de adulto en paquetes de 80 unidades por culpa de su incontinencia?- ya me ha vuelto loca, no hay más que verme, con las venas de la frente asomando entre el flequillo.
- Mari… que dice esta joven que tienes incontinencia… dile que eso no es cierto, que te quiere dejar en evidencia- le dice la otra ofendidísima.

Pero Mari se ha puesto como un tomate. Echando espumarajos por la boca, ha agarrado a su comadre del bracete y se ha girado con tanta rapidez que casi consigue que a su amiga se le salga la prótesis de rodilla de su sitio. Se han largado con viento fresco y ahí me veis a mí, mirando a la farmacéutica con cara de pitbull, sin saber cómo salir del local con mi dignidad intacta. Ella, que se ha dado cuenta de la jugada y que iba a perder tres clientas de una tacada, ha reculado y, con cara de lástima, me ha dicho:

- Lo siento, yo creía que todo lo que comprabas era para ti…
- Yo creía, yo creía…- he canturreado yo con mi mejor voz irónico-festiva.- ¡Don Creique y Don Penseque, primos hermanos de Don Tonteque!

Y me he largado de la tienda sin pagar los Strepsils y las Party-Feet de mi compañera, más ancha que larga. Me he permitido, incluso, dar un portazo, como en las pelis.

A esa farmacia ya no vuelvo, está cantado. Sólo falta que la próxima vez me saquen los colores porque debo unos caramelillos y unas plantillas. ¡Ni hablar del peluquín!

22 comentarios:

Nati dijo...

Y digo yo...que qué más le dará a la farmacéutica las veces que vayas a comprar?...a ver si ahora me van a cortar a mí el grifo de los condones, que voy cada semana!!XDXDXD

Marisela dijo...

ualaaaaaaaa! jjajja que fuerte! laa señoras que no tienen nada mejor que hacer..! desde luego vaya unaaaaas! la de la farmacia debía flipar en colores!!

Lana dijo...

jajaja, si es que... a la gente normalmente le da pereza ir a la farmacia! pero si te mola... puedo darte mis encargos!!!! de todas formas... lo aburrida que está la gente con sus vidas que siempre tiene que meterse en las de los demás!

un besico :)

Ana dijo...

Cómo está la cosa jajaja Perpleja me hallo, nunca mejor dicho xD

Louisianee dijo...

Jaaaaaaa! Qué terrible. No puede ser.

No te digo que dejes de ayudar a tus compañeros, que lo que haces es muy bueno... ¡Pero mira en qué líos te metes por las malas mentes de las gentes locas! Es que son un montón de frikis (?)

No sé, yo siempre me siento mal, siempre estoy enferma... y siempre mando a alguien a comprar xD Pero es generalmente porque no me puedo mover (?).

Anyways, awww como me encanta que postees seguidos xD ¡Me animas las noches!

Martha dijo...

Juer...las viejunas te la lían en el sitio más inesperado!
Aunque ahora que lo pienso, que te la líen en el Zara, es inesperado porque tu no te las esperas allí, más que nada...pero es que la farmacia es otro tema...ahí te metiste tú en su territorio!!

Y saliste victorioso...luego ¡Eres mi heroína! ^^


Besicos!

Martha dijo...

victoriosA! :P

Tom dijo...

¡Don Creique y Don Penseque, primos hermanos de Don Tonteque! jajaajajajajaj joer tía como me hace reir!

Kobal dijo...

jajajajaja que bueno lo de los pañales. ¿Porque a la gente le gusta tanto meterse donde no le llaman?. Haces bien en no volver, igual hasta lo nota en la facturación mensual.

Manuela dijo...

nena qué bueno, si es que la gente se dedica a decirte lo que tienes que hacer comer y tomar a todas horas, especialmente cuando estás embarazada no veas cómo saben lo que te conviene en cada momento, o cuando tienes que operarte de algo siempre ellos tienen una prima a la que operaron de lo mismo y salió maaaaaal no sé cómo se atreven algunos...

javigarcia dijo...

Holaa! :)
Me ha gustado mucho el blog y me encantaría hacer un intercambio.
El mío trata sobre el derecho, carrera que empiezo este año =)

si, bwana dijo...

Hay farmacias muy raras. En la que compro yo, no hacen preguntas.

Lourdes dijo...

Qué cotillas, ¿no? ¿Y a la farmacéutica qué le importa lo que compres o lo que dejes de comprar?
Eso, tú no vuelvas por esa farmacia, a ver si aprende la gente a meterse la lengua en el ... bolsillo. :)


Besos!!!

Esthertxu dijo...

Sí, la verdad es que la farmacéutica (a la que yo consideraba "un cielo" hasta hace poco) ha perdido todos los puntos acumulados.
Lo de las señoras que opinan, es que ni lo comento: me sienta fatal y pasa muchas veces, no os creáis... otra cosa es que no las oigáis, pero rajar, rajan... y por los codos!!!
Gracias a todos por pasaros y bienvenidos los nuevos!!!

angie dijo...

Tú claro a la farmacia ni por las curvas... o si, vete un día que este llenisimo y dile que las juanola que te vendió tenían fecha de 2002, terrorismo psicológico jajajaja

Manuela, te falto decir que a las embarazadas todo el mundo les esta tocando la barriga, como si fueran un buda de la suerte, yo he estado embarazada nunca pero como me jode, vamos barrigas publicas.

DANYGIRL dijo...

Pero a ver...si uno compra cosas sin receta...puede comprar hasta cansarse, ¿no?
¿Qué le importa a la tía de la farmacia?

Cheli dijo...

Que falta de respeto!!!!
no me lo puedo creer, falta de profesionalidad, impresionante, que le importara? ademas, si como profesional estaba preocupada te hubiese hablado, a solas, preguntarte, y nada, quedaria aclarado que eran cosas para otras personas, pero eso solo si fuese una buena profesional preocupada por el semejante, ahora, como cotilleo esta peor que mal!!!!
No tiene perdon, por favor no vuelvas, ni aunque sea la unica farmacia abierta, y ademas lo que haria es ponerle una reclamacion, eso si, con pelos y señales!!!!
Y las señoras, por llamarlas de alguna manera, son esas que no tienen nada que hacer, y estan todo el dia hablando sin tener conocimiento de causa, van repitiendo por ahi lo que escuchan y agregandole algo mas, a su antojo, claro, que asi la historia queda mejor!!!!

Que indignacion!!!

Te digo, que yo tengo una compañera, que como le encanta salir, siempre que se necesita algo de la calle, es la que va, y encantada, asi llueva o truene, cuando se lo cuente!!!! ja ja ja mas de una vez salio de apuro a la farmacia!!!

Un beso.

Marisa dijo...

Eres el terror de las marujas de la 3ª edad... mala mas que mala!!! jaja, lo que me he reido. Si es que si alguna se mordiera la lengua, pijo que se envenenaba. Saludos.

Nuria dijo...

Para callar a las marujas debiste comprar dos cajas de condones y un play vibrations, jeje

Annita 182 dijo...

menudo culebrón!!!! jajajaja!!! la gente es super cotilla, q cebao!!! me ponen enfermas esas marujas q no tienen otra cosa q hacer q meterse en la vida d los demas,... aaggg....!!! y la farmacéutica, dsd luego, antes de decirte nada, podía haberte preguntado tranquilamente a ver si todo lo q compras es xa ti o no, antes de querer cortarte el grifo :s

Una mamá (contra) corriente dijo...

Jajajajaja! Con un par, muy bien hecho!

Yo dijo...

Pero que metiche la mujer de la famarcia!!! las viejas cotillas, son eso cotillas , pero la farmacéutica!!! No vuelvas y si le haces mala propaganda mejor, se lo merece.
beso

Quizá también te interese...

Related Posts with Thumbnails