Pincha +1 si te gusta el blog... ;-))

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Adicto a las papelerías



¿Se puede ser adicto a las papelerías?

Sacadme de esta duda que me corroe, por favor, porque tenemos la casa que parece una cueva de “cuadernícolas”.

A mi “santo” sólo le divierte visitar librerías y cada vez que va, vuelve con un par de moleskines, tres o cuatro rotuladores de diversos grosores y media docena de cuadernos de dibujo “por si me da por hacer algo con ellos”.

Yo siempre le digo lo mismo:

- ¿Y no te gustaría más entrar en Gucci y venirte pa casa con una docena de bolsos “por si a mí me da por hacer algo con ellos”?

Porque eso sí que sería útil y vistoso.
A ver cómo fardo yo con un taco de folios bajo el brazo.
Valiente mierda.

El caso es que no sé qué tiene la celulosa, que le vuelve loco.
Yo le llevo a la tienda, en plan “terapia de choque”, e intento que salgamos con las manos vacías. Pero es imposible.

“¿Compramos una goma de Milán, aunque sólo sea eso?”, me suele preguntar.
Y yo, ahí, dura, en mi sitio, sin claudicar: “No, cariño, una goma no. Que ya tengo treinta y cuatro en el cajón del escritorio y no sé cómo darles salida.”

Él me suele mirar desesperado, sin entender nada, porque… ¿cómo va a salir de allí sin comprar ni un triste archivador?

- A ver, mira bien, que seguro que hay algo que necesitemos- me dice al borde del “delirium tremens papelístico”.
- No, no necesitamos nada.
- Pero si los niños acaban de empezar el cole, seguro que queda algo pendiente de la lista que les dieron…
- Nada. Cero. Todo adquirido y entregado a la profesora. No insistas.
- ¡No puede ser!- suelta desesperado.
- Venga, date otro voltio por la zona de post-its y te espero en la puerta. Tú tranquilo, ¿eh?- le digo yo para que no hiperventile frente a las carpetas de Hannah Montana.
- Entonces, ¿por qué me has dejado entrar, eh, por qué?
- Estoy ahí mismo, ¿vale? (yo me hago la sorda), si ves que los pies no te llevan a la puerta, hazme un gesto y vengo a ayudarte. Hala, cielo, que esto tienes que conseguirlo tú solito. Venga, ánimo, que tú puedes…
- Nooooooo- grita mientras agarra una pintura acuarelable color magenta y corre hacia la caja- ¡pago esto y nos vamos!

Bueno.
Al menos sólo ha sido un lápiz y no toda la caja de Alpino (las hay de 48 colores, palabrita, que tengo una en casa).

Suerte que no estábamos en la zona cara, porque llega a arramplar con las plumas edición limitada, y la cosa se habría puesto fea.

No sé si este tipo de metadona está sirviendo de mucho.
Voy a tener que inventarme otro método menos agresivo…

25 comentarios:

La Queli dijo...

Jajajajaja, eres tremenda. Mi contrario es igual, pero peor, a éste le van más las ferreterías y demás superficies donde haya herramientas.... tenemos de todo, oiga, y todo nos sirve para algo..... y luego se quejan cuando vamos al mercadillo y volvemos a casa con otro bolso....

Besucos.

Ojizarka dijo...

Jajajaja, a mi tb me pasa, entro en una papeleria y me gusta todo! q luego en realidad tan apenas lo utilizas, pero todo así puesto en plan ordenado, con un montón de colores y demás... es q atrae mogollón!! jajaja

Cartafol dijo...

Yo también soy adicta a las papelerías, entrar, ese olor, esos colores, todo tan ordenado....irresistible e imposible salir con las manos vacias!

Cristina PS dijo...

Yo también tuve mi época de adicción a la celulosa.... :) colocar los bolis, lápices, papeles, etc. era mucho más entretenido que estudiar... y además delante de mi madre daba el pego.

Estudiar no estudiaba pero tenía los apuntes más bonitos y coloridos de toda mi clase...

Ahora soy adicta a otras tiendas...podrías intentar cambiarle la adicción a algo que te sea útil a tí... sólo hay que manipular un poco...

Un abrazo.

Danariel dijo...

Pues yo también soy adicto a las papelerías, y mi mujer igual.
Por eso intento no pisar ninguna.
La peor es la Abacus: metros y metros de pasillos repletos del mismo producto con diferentes formas y colores.
Uno no sabe cuál elegir entre tantas opciones.
Con los lápices acostumbra a ser fácil (tengo unos 50 en casa guardaditos y siempre me recuerdo: "ya tienes 50, ya tienes 50"), los bolis más de lo mismo (compré una caja de esas de 100 BIC azules).
Pero cuando llegas a los archivadores, el celo, los pinceles!! ya no sabes hacia dónde mirar, mire usté.
Lo dicho: intento ni pisar una papelería :D

La Perfida Canalla dijo...

jajaja
A mi em molan un monton....
Es ponerse a llover, tener la tarde tonta y liarme a complar clips y carpetas con fastener....Pense que era la unica pero veo que somos patria!!!
Un saludo coleguita!!!

La gata dijo...

Jajjjajaajaja!!! Pues yo entiendo perfectamente a tu santo, porque a mí también me vuelven loca las papelerías, buffff... Tengo un peligro yo suelta en una de esas tiendas... me lo llevaría tooooooooooodo: carpetas, lápices, bolis de todos los colores, con tinta gel y de la de toda la vida, rotrings, moleskines, estuches, cuadernos, rotus, gomas Milán con dibujos de animalitos... Sólo el olor de una papelería ya me pone loca, de verdad.
En cuanto a lo que dices de Gucci, pues también me volvería loca en una de sus tiendas, pero claro, el bolsillo de una no está para esos dispendios...

Ayssss, siempre me quedarán las carpetas de Hannah Montana y las mochilas de Hello Kitty... ;P

Bess

estanjana dijo...

Yo también tube mi época de comprar en papelerías! se pasa, si no es el caso, porque no regalas todo lo que va comprando? igual así, y que si no sabes a quien darselo yo necesito muchas cosas para las manualidades de mi hijo!!! estoy dispuesta a quedarme con ello, jeje

Nereida dijo...

Yo soy adicta, pero me controlo...nop puede ser comprar por comprar.
Conozco a mucha gente que es ver una papeleria y ponerse a saltar de alegría como locos!

Fer dijo...

Muy Buenas!! He visto que este blog también participa en los premios 20 blogs y me he pasado para echarle un vistazo. Me ha gustado, así que ya me pasare alguna vez más por aqui, si no te importa ;). Mi voto del concurso ya lo he utilizado, así que para otra vez será.
Te invito a que te des una vuelta por el mio cuando te apetezca...

Saludos y mucha suerte en el concurso, aunque la cosa está complicadilla...

http://migeneracionz.blogspot.com

Incara dijo...

Tu "santo" es genial.

TE propongo otra solución, llévalo a papelerías fisnas, fisnas, muchas tienen bolsos (y no de hanna montana) y conozco una que tiene hasta bisutería de la buena, no serán marca gucci, pero seguro que tu "santo" lleva alguno que te guste, jejejej

ODRY dijo...

A mi me gustan mucho, pero tanto como adicta, aunque ahora que lo pienso, tengo una cajita llena de lapiceros, gomas, bolis, etc. ¡Huy, huy, huy!

Un besazo.

Kobal dijo...

jajajajaja a mi todavía no me ha dado por la papelería , aunque pasarme por alguna tienda de informática tiene sus serios peligros (deformación profesional). Por lo menos ya he conseguido resistir a los cantos de sirena que emanan de dichos establecimientos y vivo más tranquilo.

dra jomeini dijo...

El mío es adicto a las relojerías: recuerdo una hora de terror frente a un escaparate de relojes en nuestra luna de miel, en Roma. Toda la ciudad esperando para ser vista y nosotros una hora viendo relojes (para, por supuesto, no comprar ninguno)

Drywater dijo...

Yo era adicto a los todoacienes, pero se me pasó hace unos años.
Se curará, palabra de ex-yonqui

Un saludo

si, bwana dijo...

No quejarse del pobre hombre que es peor un alérgico a las papeleras.

Santa y Bruja dijo...

Buenas!!
Hace tiempo q no pasaba por aquí pro ya he vuelto ^^
Pues a mi me encantan las papelerías... siempre me he pasado un montón de rato mirando las libretas, mirando los bolígrafos, los diferentes lápices, gomas y demás artilugios para las clases. Sin embargo ahora voy a los centros comerciales, así tengo todo el tiempo dl mundo para mirar con calma xD
Siempre va bien ^^
Bss! :D

Florencia dijo...

Me encantaaaaan! Y me pasa tambien con las jugueterias. Sera algun tema de la infancia inconcluso?¿? Quien sabe! Lo unico que tengo clarito es que la ecuacion YO+LIBRERIA+BILLETERA LLENA= BILLETERA VACIA!

Bichejo dijo...

Cada vez que ando pocha, me meto en una papelería...aunque no compre, mi humor mejora, tantos colorinchis, tantas cosas bonitas, cuadernos sin estrenar, todo taaaaan bonito...vamos, que le entiendo...

Elena dijo...

Se puede, se puede... yo soy adictísima de la vida. Claro que también soy adicta a las zapaterías, a las "boutiques", a las tiendas de bisutería fisna... menos mal que las joyas no me atraen ni un poco siquiera, que si no, iba dada.

Saludos Esthertxu, y paciencia, jaja.

Negrevernis dijo...

Se puede ser adicto. Yo conozco a una persona. Ella misma es una papelería ambulante y muestra con orgullo sus últimos trofeos...

Saludos.

Abril dijo...

jajaja A mí me pasa, solo que lo tengo controlado, en vez de ir papelerías (que me clavan) me voy a los Chinos que hay de todo y mucho más barato! Ayy post-its que haríamos sin ellos jeje

Saludos! ^^

Vane dijo...

En parte le entiendo, a mi también me encanta todo lo de las papelerías, con la diferencia que yo no tengo ese afán por comprar nada, pero bueno, hay que entenderle. Jajajaja, me ha encantado.

vaio dijo...

hay! esque los cuadernos pequeños y de hojas blancas son taan boniiitos! luego no los uso, pq no quiero estropearlos con mi letruja!

Ana Laura dijo...

¡Pobre hombre! Me ha dado mucha penita su angustia.

Quizá también te interese...

Related Posts with Thumbnails