Pincha +1 si te gusta el blog... ;-))

viernes, 10 de septiembre de 2010

Díselo en Román Paladino


Me he pasado el verano razonando con los niños.

Con eso de que no hay que pegarles, gritarles ni reñirles, me siento medio boba, porque me pongo en situaciones ridículas que mi madre se habría ventilado "zapatilla en mano" y yo, en cambio, las complico a base de negociaciones infructuosas que me dejan agotada y con una frustración de tres pares de narices.

El ejemplo más claro: cómo sacar a un niño de la piscina, haciéndole ver que pasarse tres horas y media en el agua no puede ser bueno para ningún ser vivo no-branquial y que es la hora de comer.

Ahí os quiero ver, morenos míos.

Una empieza suavecito:

- Mira, cariño, que ya es muy tarde, tienes los labios morados y el pellejo arrugao como el papel pinocho, vete saliendo del agua que está el puré de verduritas en la mesa, ¿vale, cielo?
- ¡Ni hablar!- me suelta el monstruito.
- A ver, corazón, que creo que no me has oído bien. Que digo que salgas ya del agua, que se enfría la comida y te vas a poner malo de tanto bucear…
- ¡Que no salgo, que no tengo hambre y estoy muy a gustito!
- Es la hora de comer y la piscina va a seguir ahí por la tarde, así que descansa ahora un poco y vente que…
- ¡He dicho que no y me voy a lo profundo, píllame si puedes!

Me cago en los manguitos de los güitos… en buena hora se los compramos, con lo bien que nos venía el pánico acuático que tenía el chaval al principio del verano…

Total, que acabas chillando cual verdulera y amenazando con castigarle a todo de por vida, porque no te apetece un rábano volverte a mojar para arrastrarle hasta el bordillo en plena pataleta.

Tendría que haber aprendido de la señora de la playa. Aquella que os conté que se montaba en plena arena el menú de ocho platos con sus entrantes en perfecto maridaje, al estilo Arguiñano:

-¡Niñaaaaaaaaaaaaaaa, que salgas del aguaaaaaaaaa!!!
Maíta, déjame en paaaazzzzz, que me despistas y se me escapa el churro de cauchooo!!!
- ¡Que salgas del agua, que no tas tomao el postreeeeeeee!!!
- ¡Que no quiero postreeeeeeeeee!!!
- ¡Que salgas te digo, que te doy dos collejas!!! ¡Te tengo el yugú preparaooo!
- ¡Si no hay del sabor que me gustaaaaaaaaa!!!
- ¡Imposible!!! Hay…. de fresa, limón, plátano, natural-con-y-sin-asssúcar, coco, muesli, chocolate, ciruela, frutas del bosque y de melocotón!!!
- ¿Ves? ¡No tienes del que yo quiero, así que no salgo!!!
- ¿Y de cuál quieres tú, empaná?
- Hmmm…. ¡de macedoniaaaaaaaaa!!!
- ¡Pues te jodes, que también tengo!!! ¡Sal ahora mismo o te pongo las orejas colorás!!!

Que viva el Román Paladino.
Di que sí.

16 comentarios:

Babilonio dijo...

Si tu no te lo crees ellos te lo notan. No hay nada como ua amenaza creible, pero para eso tienes que empezar creyendotelo tu.
Un beso

Irune dijo...

¿y al final que hiciste para sacarle?

Mamalis dijo...

Pufff si señor, que identificada me siento!!! Zl final siempre a la fuerza y con pataleta de por medio, que fatiga madre!!!!

Leia Organa dijo...

¿Has probado a dejarle sin comer? Cuando a las cuatro de la tarde salga (helado) del agua y te pida algo de comer porque "se muere de hambre" tu con una tranquilidad pasmosa le dices que hasta la hora de la cena no hay alimento, y que se hubiese espabilado a la hora de la comida... mi madre lo hacía una vez al verano y escarmentabamos pa´lresto... es una opción cruel pero, como todas las opciones crueles... sumamente efectiva.

Elvis dijo...

Estoy con Leia Organa, lo mejor es que se salte la hora de la comida, para la próxima seguro que espabila, tropezando se aprende..., es la única manera.

Zentolo dijo...

De mi dicen que me encantan los niños y que me llevo fenomenal con ellos, que además pían por estar conmigo. No sé si tendrá algo que ver que durante tooodo el verano habito una caravana en un cámping al lado de la playa y con piscina incluida o que realmente les caigo bien.
Estos días han estado por aquí mis sobrinos (a quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos) y cuando llegaba el momento "venga, chicos, salimos de la piscina que vamos a comer" me pasaba algo parecido. Menos mal que uno no es muy agraciado y puede poner cara de ogro con facilidad. Santo remedio... jajajaja
Y aunque no soy un férreo defensor del castigo físico contra los niños, una vez escuché a mi padrino decir que "una hostina a tiempo evita muchos males". Eso si, siempre en el culo, que para eso está... XD

Juno dijo...

ais...yo recuero cómo le hacía lo mismo a mi madre en la playa...
Y al final la mujer tenía que ponerme cara de "cuando salgas te vas a enterar", y ya sabía que me esperaba un castigo...
Buf...qué difícil tiene que ser educar a un niño sin darle un cachete...Vale, no está bien, pero es que a veces dan ganas.
La hermana de una migo mío, que es pedagoga, tiene a sus dos críos súper educados sin darle jamás un cachete, ellos tienen el "rincón de pensar" y con la madre se portan bien porque si no los manda al rincón, pero con el resto de personas, abuelos, tíos...son unos demonios que no hacen caso de nada ni nadie. Y como la madre no quiere que nadie les ponga una mano encima, cuando se quedan con los abuelos o los tíos, estos se tienen que contener de no darles cachetes, y claro, como los niños los saben, se les mean encima.

Lana dijo...

jajaja, me encanta como las pasais canutas con los enanos!!! como se nota que no tengo niños, no?? lo mismo algún día no me río tanto...

bssss

estanjana dijo...

yo creo que lo de dejarle sin comer no funcionaria, luego estaria hasta la hora de cenar con cara de que me muero y diciendo que tiene hambre!
la verdad es que es dificil razonar con ellos

La Queli dijo...

Pues menos mal que cuando las mías eran pequeñas no te llevaban a la carcel por un cachete o un buen azote en el culete, porque las mías llevaron los suyos y aun así no había manera con ellas. Tiene razón Babilonio, las amenazas vanas ya no sirven, los crios son muy listos. Y nosotras, las madres muy blandas... y así nos va.

Besucos.

Alice dijo...

Uf, suena duro, la verdad, con lo fácil que era cuando nos daban un par de tortas y "yastá"... Vamos, que se me hubiera ocurrido a mí hacerles esperar para comer, menuda bronca me caía!

Anónimo dijo...

A mi me da que esto de los niños lo estamos convirtiendo en un misterio, en un absurdo existencial, pero qué le vas a razonar a un pipiolo de 4 añitos (mi sobrino) para que salga del agua cuando se lo está pasando pipa. Enfocas el asunto por la escuela sofista ó por la cínica. Vamos, para volverte loca en soliloquio mental. Si al final vas a tener que coger al nene de los manguitos igual y arrastrarlo fuera, es mejor reservar fuerzas para ese momento, el nene te ofrece su mejor rabieta y a continuar. Entonces viene tu tía Pili con su mejor cara de partirse de risa y te dice ¿lo ves?, ¿lo ves cómo ni razones ni leches?. Y le das la santa razón, que muchas veces hay que admitirlo, es un gozo no llevarla.

MoeX dijo...

jajajajajjaja me encanta los dibujos que pones al final XD

Yo dijo...

Mi madre les hubiera echado una mirada y hubieran salido volando de la piscina, pues ya sabrían que les esperaba, jaja.

besos

Negrevernis dijo...

Vergüenza ajena, jejeje (odio los yogures de macedonia y los manguitos).

Un saludo.

Kobal dijo...

Negociar con una criaturita no tiene sentido. Lo mejor que se puede hacer es sacar la diplomacia “de escopeta”. La cosa es haberle dicho: “O sales o como te saque no vas a volver a ver el agua más que en fotografía”.

Quizá también te interese...

Related Posts with Thumbnails