Pincha +1 si te gusta el blog... ;-))

miércoles, 19 de octubre de 2011

Pasarse de original

- Bueno. No me has preguntado, pero al final solucioné lo del regalo de mi prima. Y de forma brillante, además, aunque esté mal que yo lo diga…- me susurra Paqui en plena boda de la susodicha.
- Schhh… aunque estés convencida de que hablas bajito, me apuesto lo que quieras a que te ha escuchado hasta el cura.- Y eso que no ha callado en los últimos 15 minutos. Menudo “sermón” se está cascando el colega. Sólo se oye a sí mismo. Si os digo que el monaguillo se ha debido de quedar dormido sobre la campanilla… es que tiene el cuello en un ángulo extraño. Casi inhumano. En una de esas posturas imposibles de conseguir si no estás dormido, vaya…
- ¡Calla, tonta! Pues lo que te comentaba: que le he comprado un mini cactus.
- ¿Perdona? Es que me ha parecido oír que le has regalado un mini cactus, fíjate tú qué chorrada
- Has oído bien. Un mini cactus. Un mini cactus enano, en realidad, por redundante que parezca. Valen un carajal y me lo ha conseguido un amigo de mi vecino en el mercado negro. ¿A que es original?
- Ya te digo… jamás me hubiera atrevido a asegurar que existe un mercado negro de vecinos...
- Nooo, lo que hay es un mercado negro de frutas y plantas exóticas. Y los mini cactus entran dentro de esta categoría.
- Ya, ya… y tú estás segura de que a tu prima le va a encantar el regalo porque…- Se me queda mirando como si fuese cosa mía lo de terminar la frase. Ésta es tonta.
- …Que a ver por qué crees tú que a una novia le entusiasmaría recibir un mini cactus por su compromiso, Paqui, que no acabo de verle el sentido a todo esto- le insisto, elevando el tono más de lo previsto y ganándome una colleja de su tía Enriqueta, que se ha sentado a mi lado y me tiene mareada por los dos litros de Shalimar que lleva encima. Mecagüen las señoras mayores que se creen que por echarse botella y media de perfume pueden ahorrarse la ducha del mes. Desprende un aroma tan concentrado que parece que tiene un aura alrededor. Como si fuese una aparición mariana…
- Pues es algo exclusivo y especial. No creo que conozca a nadie que tenga uno, así que ahí lo tienes- me dice muy ufana.
- ¿Qué es lo que tengo ahí?
- La razón de mi regalo. Una planta especial para alguien especial. Punto. No hay que darle más vueltas.
- Pues tú no se las darás, pero a mí me regalan un cactus y te digo que no saco esa conclusión ni borracha.
- ¿Ah, no? ¿Y qué significado le darías tú a un cactus enano?
- ¿Yo? Pues, para empezar, pensaría que se están cachondeando de toda mi estampa. Para continuar, leería entre líneas (o entre pinchos, igual me da) que me están llamando “cardo” a la cara. Y , por rematar, me parecería que mi adorada prima me está insinuando que no sé cuidar ni a un cactus, por lo que me lo regala enano para que nadie sospeche. No sé, Paqui, pero no pensaría nada bueno. Ya me gustaría poder decirte otra cosa…
- Eso es porque tú eres una amargada insensible. Mi prima no es así. Estoy segura de que le hizo mucha ilusión cuando se lo llevaron a casa. Que la conozco… además, me han contado que regalar un cactus significa que le estás deseando fortaleza ante las dificultades a su nuevo propietario. ¿Qué más se le puede pedir a un bichito tan pequeño?
- Lo que tú digas, chata. Tú la conoces mejor, que para eso eres su prima carnal. Yo he ido a lo sencillo y le he comprado la Nespresso de la lista de bodas. Llámame clásica…
- Y que lo digas…

Pues no.
No debo de ser tan clásica, ya que he tenido la grandísima suerte de “aterrizar por casualidad” en la mesa más divertida del convite, que llevaba el nombre de “treintañeros” y agrupaba a todos los singles desesperados del bodorrio, que me han animado la velada con sus últimas tácticas de placaje y derribo del mercado de invierno y me han dejado ojiplática con las cosas que tienen que hacer para llamar la atención de las “nenas”. Si lo del pavo real y su plumaje vistoso os parecía especial, esperad a que os cuente lo de esta gente. Aunque eso es otra historia, así que la dejo para otro día...

A Paqui, en cambio, la han sentado en la mesa de tía Enriqueta.
Bueno, de tía Enriqueta, tía Encarna y tía Angustias, para ser más exactos.
¿Casualidad?
Puede ser.
Tanto como que su mesa se llamara “las cardos borriqueros” y estuviera decorada con (¡sorpresa!) media docena de cactus enanos.

Por cierto, que se las olía desde la otra punta del salón.
Dudo que la pobre Paqui recupere el sentido del olfato en los próximos 15 días, porque se le ha tenido que quedar la pituitaria atrofiada tras dos horas de comilona.

Y quien dice el sentido del olfato, dice el sentido del ridículo.
Que a estas horas todavía lo tiene por los suelos y no hay quien se lo levante.

Quién le mandaría ser original...
¡Si no sabe!



14 comentarios:

odalis dijo...

Jajajajajajaja...un cactus???!!!! Jolin, como esta el patio !!! Cierto q se ha pasado de original, esta chica es una mina...

Anónimo dijo...

Hola admin.
Muy bueno tu blog. Te quería proponer in intercambio de enlaces entre nuestras web.Pásate por mi casa y ya me dirás.
EL HUMOR DE CISIMO
http://elhumordecisimo.blogspot.com
un saludo

Ojizarka dijo...

Tremendo regalazo!!!!!!!!!!! jajajaja.
Quiero la próxima entrada con las tácticas de ligue q prometes!! q tiene buena pinta :P

Marta ("Como en un cuento"/"La cocina de las pinuinas") dijo...

Anda que ya le vale regalar un cactus no??? Sin embargo la nespresso ya es otra cosa, yo solo te digo que es uno de los regalos de mi boda que más uso, vemos es que no la dejo descansar!!! un besote

Cheli dijo...

Pobrecita Paqui!!!
De donde saco semejante idea!!!
Yo creo que el vecino se estaba cachondeando de ella, para la proxima que se lleve la lista de boda como libro de cabecera por favor!!!!
Besos.

apple dijo...

Madre mía, eso es lo mejor que he escuchado un cactus, como se le pudo pasar por la cabeza.

un ratón dijo...

Joder con Paqui, para que se saldrá de los estandar, si le han dado una lista de bodas¿que más quiere? 15 días dices para recuperar la pituitaria yo diría algo más, ese olor se queda pero bien bien dentro.
Un beso

:( dijo...

No puedo evitarlo, en verdad me da pena por la pobre Paqui... tan ilusa.

Anónimo dijo...

Puede ser que la Paqui vaya chunga de pelas, es una posibilidad. Pero me inclino más bien a pensar que es de la cofradía de "la virgen del puño". Luego está, que quizás haya querido que los novios la recuerden toda la vida -qué más le dará a ella, si bien o mal: lo importante es que que la recuerden-, asegurarse una huella en el corazón de los recién casados.

Me cae bien la Paqui.

José Luis

Kobal dijo...

A tu amiga le han dado cactus por liebre jajajajaja

Menudo regalito se ha cascado.

rocio dijo...

Me parto con tus amigas.. pero yo quiero saber lo q te contaron los singles de tu mesa!!! seguro q no tiene desperdicio!!!
besotes

Anónimo dijo...

Estoy espantada con la ocurrencia de las mesas de invitados temáticas. A ver si en la próxima boda me toca las urracas, o con mis mejores deseos de hemorroides. Es que la crisis agudiza el ingenio y ya me veo comprándoles la vaporetta, todo sea para no caer en mala mesa.

Susana

ODRY dijo...

Ja ja ja, nena yo le regalo a mi prima un cactus y me lo pone de sombrero, ja ja ja.
Lo de la mesa de las tias, le está bien empleado por original.

Un besote y por dios cuenta.

AM Editorial dijo...

Jejeje... ¡en el mercado negro de frutas y plantas! No por nada, pero ya que le compraba una planta en el mercado negro... que "produjera" algo, ¿no?

De la Nespresso, al menos, sale café...

Un abrazo!

Quizá también te interese...

Related Posts with Thumbnails