Pincha +1 si te gusta el blog... ;-))

lunes, 3 de octubre de 2011

¡Otro que se apunta!

- No me salen los números.
- ¿Cómo que no te salen los números?- Los ojos de mi madre se desbocan ante semejante afirmación. ¿Tanto colegio de pago para que ahora no sepas hacer la “o” con un canuto?
- No. No lo pillas. Digo que no me salen las cuentas.
- Pues lo que te digo. Anda, toma la calculadora, que tanto Internet os acaba secando la sesera…
- Que no, mamá. Que digo que se me disparan los invitados para la Comunión.

No os hacéis una idea.
Este curso, mi hija (la mayor) cumple 9 años y le toca celebrar su Primera Comunión.
En vista de que las madres de sus amiguitos ya tienen reservado el restaurante, elegido el atuendo y hecha la prueba del menú (demencial), me he propuesto elaborar una lista inicial (llamémosla “la completa”), sobre la que iré practicando las necesarias modificaciones hasta llegar a la que llamaré “la lista definitiva”, que espero me quepa en un post it.
Ilusa de mí…

- ¿Y si nos limitamos a invitar a los padres y hermanos de cada uno y santas-pascuas?- le propongo a mi madre “doña tú-apunta-a-todos-que-ya-habrá-tiempo-de-tachar”.
- Deja, deja. Tú apunta a todos, que ya habrá tiempo de tachar (¿lo ves? No falla…).
- Mamá, que te conozco. No apunto, porque a renglón seguido te pones a llamar por teléfono y el momento “tachón” nunca llega.
- No puedes dejar de invitar a tus tíos.
- Ya, mamá. Si la intención está muy bien. Y yo los quiero mucho. Pero es que son 10 por nuestro lado y otros 9 por el de mi santo. Además, ¿no quedará feo eso de decir a mis primos “vosotros no vengáis, que lo petáis”?
- Ah, no. Es que si invitas, invitas a todos. Con sus hijos, sus nietos o lo que se tercie. Esto es así, ya lo sabes. Se invita a lo que viene siendo “la familia nuclear” y los amigos que se fastidien.
- Bien, bien, pero a este ritmo creciente de invitados te aviso que le seguirá una disminución inversamente proporcional de calidad gastronómica. Que te quede clarito…
- ¿Eso qué quiere decir, hija? ¿Que nos vas a poner croquetas y pinchitos de chopped pork en el cocktail?
- Uy "cocktail", dice la otra… ¡un caldito, un segundo y tira millas! Y no pongo fruta de postre porque está mal visto y a la niña le puedo dar un disgusto similar al que tuve yo cuando vi llegar el brazo de gitano en mi Comunión. No me hagas recordarlo, que se me saltan las lágrimas…
- No creo que tengas queja de tu Comunión. ¡Si te vino hasta la tuna!

Habrase visto… ¡qué coño le importará a una niña la tuna, digo yo!
Si se lo digo a mi hija fijo que me sale con un “¿qué es eso de la tuna? ¿Un tipo de pescado? ¿Y no podrías traerme mejor a los Jonas?”
Angelito… si sólo sabe pedir y pedir…

Bueno, resumiendo: que me he puesto a anotar nombres, en plan… la tita Francisca, con sus cuatro hijos y sus contrarios, más sus nietos y sus novios…. hmmm…. hacen un total deeee…hmmmm…. esto tiene que estar mal, espera que me he dejado una llevada…ehhh… ¡¿ciento treinta y cuatro personas?!

¿Estamos locos o qué?
¡Me cago en la “familia nuclear” y todos sus complementos! ¡Si casi tengo que tirar de listín telefónico para conseguir las direcciones de todos ellos! En buena me he metido…

Es que ahora, con eso de que los mayores cada vez se conservan mejor y se hacen viejos sin que se les note, añadido a que los jóvenes parecen reproducirse como por esporas, me encuentro con familias que conservan entre sus filas a 4 generaciones (vivas, claro) que no veas cómo tragan… ¡a dos carrillos!

Me va a salir un pico la dichosa Comunión...

- Y que no se te olvide invitar a don Pacorro, ¿eh?- me salta mi madre con el dedito “avisador” estirado hacia mi cara.
- ¿Don Pacorro? ¿Y ese quién es? ¿El novio de alguna prima segunda?
- ¿Tú estás tonta o es que se te han fundido los plomos con el presupuesto? ¡Don Pacorro! ¡El cura que te dio a ti la Comunión!
- Mamá, Don Pacorro tiene que estar criando malvas desde hace tiempo… Si me dio la Comunión hace la friolera de 28 años y ya entonces su cara se confundía con el retablo de la Basílica. ¿No ves que es imposible?
- Bueno, pues yo te digo que sigue vivo, que lo he visto por la parroquia y no veas qué bien anda. ¿No ves que los curas se cuidan mucho y se alimentan mejor? ¡Esos viven hasta los 100 años!
- Sí, pues entonces mejor que no venga a esta Comunión, porque lo mismo la palma al día siguiente por indigestión de Findus.
- Déjate de chorradas y apunta los que te digo…

Bien. Hemos llegado a ciento cincuenta y cinco invitados gracias a mi madre y su “lista de impepinables”, que sumada a la de “familia nuclear” y a la “completa por antonomasia”, han conseguido llenar tres hojas Excel.

Y todavía me dice:
- No cierres la lista, que seguro que de aquí a mañana se me ocurren unos cuantos más.

Dios… ¿No habrá Comuniones exprés, como las bodas en Las Vegas, para que me fugue con mi niña sin dar tres cuartos al pregonero?

Ojo, que no es ninguna chorrada lo que digo, que el billete a Nevada de los 4 me saldría “tirado”, en comparación con esta bacanal. Pena que luego nadie le convalide a la chavala los 3 años de catequesis que lleva a sus espaldas. Y con lo bien que declama el Credo a tres voces, sería una lástima desaprovechar tanto esfuerzo y dedicación…

Menos mal que estoy a dieta, porque lo de apretarme el cinturón me habría supuesto un ataque de hipoglucemia brutal hace unas semanas.

Y en esas estamos…


18 comentarios:

Bolboreta dijo...

Madre mía, más invitados tiene tu hija en su comunión que yo en la lista que tengo para la boda!! y ya me parecen muchos! jajajaja

Yo me decidí por el hago lo que me da la gana, invito a quien quiero y al q no le guste ¡bocata de chorizo! :D

Lili dijo...

Que desesperación!!! Es que no se pueden tener familias tan grandes, que son un incordio! Menos mal que aún queda para mayo, y de aquí a entonces seguro que se te ocurre algo :)
Un beso!

si, bwana dijo...

Espero, con ilusión, estar en esa lista de invitados.
Je, je!

Señorita Sunshine dijo...

Ay, cómo te entiendo! yo estoy tachando tb de una lista en el mismo plan que tú, y lo peor es que la lista la llene la familia de mi novio, no la mía... ay, señor, cuánto dinero tirado!

Saludos

Marta dijo...

Hola guapa, blogueando, blogueando caí en tu blog, y la verdad es que me quedo porque esto no me lo pierdo!!! Bufff esto de las listas de invitados, miedo me da... Yo es que prefiero pasar del que dirán y disques y manejes, y hacer lo que me da la gana que la que vas a pagar en pato eres tú!!! Yo me pensaría lo de Nevada, sin duda me parece mejor opción que cualquiera de las barajadas, incluida la de Pacorro, donde va a parar??? jajajaa Un besote

Kobal dijo...

Lo de las comuniones de ahora , que se parecen a las bodas, es demencial. Que tiempos aquellos en que era solo una celebración familiar.

apple dijo...

Pues para la boda de tu hija te veo con lista de 500 invitados, madre mía! pero las comuniones no eran para comerse el cuerpo de cristo y punto.

Pipa dijo...

¡Qué miedo!
Yo, para cuando llegue el momento de la boda de mi hija (la comunión ya la hizo hace mucho) ya estoy barajando nuevas posibilidades:
- Buscar, cómo no, un restaurante de postín, con un menú de lo más exquisito y todos sus complementos.
-En lugar de mandar invitaciones, poner entradas a la venta.

El que venga, que acoquine el bodorrio más un buen regalo, incluido todo en el precio de la entrada. El que no, que mande un e-mail de felicitación y a cambio, recibirá un paquete de peladillas.

Pipah dijo...

Lo de invitarpor compromiso es una chorrada, hay que invitar a quien se quiere de verdad que esté y ya, que además una niña donde va con tantos invitados, ni que se fuese a casar!

Cristina dijo...

Invitada estás tu a mi blog ¡Fiestuqui y regalo!

Manzana de caramelo dijo...

Buff la mitad de las invitaciones son por compromiso, yo que tu invitaba a los allegados y punto. Y más cuando sois tanta gente.

Mi madre lo hizo en casa con la familia cercana y los amigos de siempre y santas pascuas.

Besitos de caramelo

kira permanyer dijo...

BUENISIMO! Que risa! suerte que los ateos no tenemos estos fiestorros... eso si, los cumpleaños se asemejan... buf! SUERTE!

volboretinha dijo...

Pues no estamos en tiempos modernos?? que la haga si quiere ella cuando sea mayor y listo jeje....y unos euritos que te ahorras....y si no, con mediasnoches de nocilla como antiguamente, y santas pascuas. y si no haz como unos amigos míos que se casan en plan cutre (bueno, alquilan un cortijo) y cada persona de regalo tiene que llevar algo de comida. Esos si que son listos. bicos

ODRY dijo...

Nena va más gente a la comunión, que en la ultima boda que estuve.
Lo mejor es acerse atea que tal y como va el mundo, vamos todos de culete.

Un besote.

AM Editorial dijo...

Ay, madre, ay, madre... casi mejor haberse hecho ateos, ¿no?

En fin, tendrás que dar gracias si todos se llevan bien, porque... cuando el tío Fulanito no se habla con los hijos de la tía Menganita, desde que ésta se lío con el butanero y dejó al hermano de su cuñado... Ahí sí que hay tema.

Un abrazo!!

PD. Hace 28 años?? Pocos me parecen... hummm.

Lulu dijo...

Te creo y pocos invitados me parecen, las comuniones se han convertido en pequeñas bodas y digo pequeñas por el tamaño de la novia/novio, no por el número de invitados. Yo cortaba por lo sano, familia directa de la niña y (con perdón) a tomar por saco to'

semilla dijo...

Pues no te pierdas un programa de NOVA que se llama "mi gran boda gitana" de gitanos ingleses, es brutal, sacan tb comuniones de las niñas....te puede servir de inspiración para los trajecitos...¡que horror! parecen la del Farruquito cuando se casó....im-presionante en dos palabras

Irene dijo...

Madre mía! ¿Para una comunión ese berenjenal? ¿Estás hablando en serio? Siempre le puedes decir a tu madre que hagáis dos listas: La tuya, la pagas tú. La suya, la paga ella.

He llegado aquí buscando algo bueno para leer ¡y lo he encontrado!

Quizá también te interese...

Related Posts with Thumbnails