Pincha +1 si te gusta el blog... ;-))

miércoles, 6 de abril de 2011

Ni tanto ni tan calvo

Estaba el otro día separando las páginas naranjas del periódico del domingo (no es que me haya vuelto una chorris-selectiva y sólo lea sobre el Nikkei, el Dow Jones y su primo Paco, es simplemente que son las mejores para envolver los bocadillos de los niños si te has quedado sin albal) cuando una frase captó mi atención de forma radical: “Analice bien las condiciones laborales que usted está dispuesto a aceptar, que no todo vale y la ocasión la pintan calva para los mayores abusos”.

Jodó. Pues cómo está el patio, ¿no?

Ya no te recomiendan lo de antes: que si vístete presentable, que si no lleves la falda demasiado corta ni el pelo demasiado largo, que si junta las piernas no te vayan a preguntar a qué hora abres, que si guárdate el piercing lingual en el bolsillo durante la entrevista, que si bájate los pantalones con soltura y no pidas la intemerata en sueldos y dietas, que si tú di a todo que sí y luego Dios proveerá…

Todo eso está obsoleto.

Ahora lo que se estila es hacerse el chulito.

Darse su sitio.

Vamos, que parezca que no vas mendigando un puesto, sino regalando tu presencia.

Que mira que va un mundo entre una y otra cosa, ¿eh?

Yo me imagino al Jonathan de turno, con el arete en la nariz (nada de meterlo en el bolsillo del pantalón), las escarificaciones de la frente y un atuendo sin mangas para que se le vean los tatoos tribales (que le han costado una pasta y hay que lucirlos), diciéndole al de la Banca JP Morgan:

- Mira, majete, a mí el sueldo me lo mandáis a casa en billetes pequeños, que pal menudeo me vienen fetén, y lo del horario lo vamos viendo sobre la marcha, que hay algún lurtes que me lo saltaré del calendario, que me conozco.

- ¿Lurtes? ¿Ha dicho usted “lurtes”?

- Sí. Son esos días tontos que se solapan unos con otros. Vamos, que te acuestas un lunes por la mañana y amaneces el martes por la tarde y, hala, día perdido sobando, ¿me copia?

- Sí, sí, desde luego. Alto y claro.

- Y nada de venir con traje y corbata. A mí se me rifan los clientes si me ven con mi camiseta Megadeath y mis vaqueros rotos por tres partes. ¿Estamos?

- Estamos, estamos… como queremos… pero ya le llamaremos “si eso”, ¿de acuerdo?

- Okis, pero que no sea antes de las 12, que yo no madrugo, mendrugo...

Menudos consejos para no dormir dan ahora en la prensa especializada. Aunque no sé bien en qué se “especializan”, si en contrataciones fugaces o en despidos vergonzantes. No queda claro en absoluto…

Todavía recuerdo mi primera entrevista de trabajo.

Vestida en plan ursulina, con el pelo relamío y el bolso en el regazo.

Con un curriculum bien redactado y la sonrisa perenne.

Temblando, por si se me escapaba algún taco y midiendo mis palabras, para no parecer ni una sabihonda ni una zopenca.

Vamos, clavadita al Jonathan.

Eso sí: a mí me dieron el puesto.


Al otro, ni flowers

9 comentarios:

Los tacones.. dijo...

Me encantó!!

Jan Berg dijo...

De veras que sí, menudo consejo de mierda en este mundo en el que un puesto de trabajo mínimamente decente (MINIMAMENTE) es más raro de ver que un póker de ases en una mesa de Black Jack...

En lo único que estoy de acuerdo con el diario es en que la ocasión les está viniendo al pelo a los empresarios para precarizar aún más la ya de por sí precarias condiciones, que a este paso se volverán pronto draconianas...

el Sr. Skywalker dijo...

Yo es que eso de hacerse el chulito en una entrevista de trabajo no lo veo, no lo veo.
Ahora, lo del pelo relamío, la falda de Da. Ursulina y el bolso en el regazo... No sé, pero depende para qué. Para recepcionista tampoco lo veo.
Si es que el patio está fatal.

Fer dijo...

Ja ja ja... la viñeta de Forges lo clava. No hay que creerse todo lo que se lea. Entiendo que lo que quiere decir es que proyectes una imagen de ti que de seguridad, que te sepas vender, vamos... De ahí a ir a la entrevista poniendo los pies encima de la mesa... va un mundo. Qué te dure muchos años tu trabajo guapísima... o los que tu quieras que dure.

Un besín

Lady tea dijo...

Me ha encantado!!!!!.

Irune dijo...

Pero lo que dice el anuncio no es que vayas de chulo exigiendo cosas, ¿no?
Lo que yo entiendo es que leas bien el contrato y lo que te exigen antes de aceptar el trabajo; porque en estos tiempos de crisis muchos empresarios se pueden aprovechar de la necesidad de la gente por encontrar trabajo, y hacerles firmar un contrato con unas condiciones de mierda.

El problema de eso es que si una persona rechaza el trabajo por tener malas condiciones laborales, y luego va otra y lo acepta, no sirve para nada que la primera lo haya rechazado...

ODRY dijo...

jA JA JA, y yo dispuesta a todo por un puesto de trabajo, tengo que ponerme al día y a mi jefe también, ja ja ja

Un besazo.

Leia Organa dijo...

Yo que tu empezaba a envolver los bocatas con albal a los niños; porque como les de por leer los "consejillos" no se emancipan hasta los 52!

Kobal dijo...

Yo normalmente antes de ir a una entrevista ya suelo preguntar el tema económico. Como esta el mercado laboral prefiero seguir en mi empresa que perder una tarde para que luego se rian de mi.

Quizá también te interese...

Related Posts with Thumbnails